Influencias

jueves, 8 de septiembre de 2005

CALLE, NOCHE, FRIO

Vivo en la calle,
es lo mismo que vivir en una casa
pero con perros vagos
y sin gente que me falle.

Me siento en el pasto de las plazas,
todos los dias a mirar el ocaso;
me emociona tanto
como abrazar a alguien
sin tener que pedirle pedirle permiso.

Llovía a cántaros,
aún era invierno,
lo vi pasar como si fuera
un sueño de una noche
de verano.

No se percató de mi presencia,
pero no me extraña,
a veces yo misma
dudo de mi propia existencia.

Camina un par de cuadras
y en una esquina
un conductor ebrio,
lo arrolla contra el pavimento.

Me quedo parada en el poste del semáforo,
no atino a hacer nada.
Llega una ambulancia
Saco un cigarrillo y enciendo un fósforo.

Me intoxico los pulmones,
porque en realidad ya no me importa,
siempre la vida me quita lo que quiero,
hasta lo que no tengo.

Por eso vivo en la calle,
porque no tengo casa,
no tengo afecto,
no tengo nada, pero me fumo un cigarrillo
en la plaza ciudadana.

1 comentario:

  1. Ya veo que volviste; ciertamente hasta yo pensaba que en realidad no existias...Supongo que por eso eres urbana...

    ResponderEliminar

Su comentario es mi sueldo.