Influencias

lunes, 17 de octubre de 2005

Y ASÍ PASA.

Volví sola del aeropuerto, porque no quería molestarte, estás trabajando mucho y necesitas descansar. No fue tan terrible, me vine respirando el smog santiaguino, ya lo extrañaba de todas formas...Cuando llegué saqué mi piyama de la maleta, me lo puse y me preparé un café. Me apoyé en el marco de la puerta para verte dormir.

Ahora que veo los platos, los envases de papas fritas y las latas de cerveza por la casa me siento un poco culpable. Culpable porque siempre privilegié egoistamente mi carrera antes que formar una familia, por ir a cuanto congreso o simposio en vez de pasar más tiempo contigo, por dejarte solo en vez de dejarte a cargo de cuatro hijos.

Nunca me gustó la idea de formar una familia, menos una numerosa. A la edad que tenía cuando te conocí solía pensar que los hombres no se enamoran y que nosotras, las mujeres nos dejábamos llevar por el sentimentalismo y así abrir la puerta para que cualquiera pisoteara el suelo con nuestros sentimientos.

Pero tú eres tan distinto. Echaste abajo todo lo que pensaba, supongo que es eso lo que siempre me ha gustado de ti. Supongo también que el hecho de que yo fuera más fría y tratara de racionalizarlo todo, es lo que te gustó de mí, porque siempre traté de evitar los sentimentalismos innecesarios.

Me acosté a tu lado, como lo haces tu cuando tengo miedo o cuando tengo frío, pero estabas tan dormido que no te diste cuenta. Horas después desperté y ya te habías ido, no te sentí salir.

2 comentarios:

  1. Pero privilegiar una carrera no es egoísta, al contrario, le estás asegurando un mejor futuro a tu familia... económicamente hablando, claro.
    No entendí tu post...
    no importa...
    saludos niña

    ResponderEliminar
  2. huy... me siento como un intruso leyendo este tipo de cosas...

    Te hubiese gustado que él te despertara antes de irse, que se despidiera de ti...?

    Qué fue lo que no entendió Lore in caelo... Había algo que entender?

    Saludos.

    ResponderEliminar

Su comentario es mi sueldo.