Influencias

domingo, 30 de agosto de 2009

DOING THE WRONG THING - KAKI KING.MP3



Toda mi vida me he caracterizado por cumplir con aquellas obligaciones que son básicas en la vida: saqué buenas notas en el colegio, entré a la universidad, tengo una buena relación con la gente que me rodea... A pesar de algunos tropiezos, mis mayores piensan que soy una persona madura, sensata y correcta.

A pesar de todos los malos pronósticos, estoy con la persona que yo ESCOGÍ, no con la persona que ME CAYÓ O ME PESCÓ (no sé si se entiende la kilométrica diferencia). Sin embargo, siento que toda mi vida he tenido la tendencia a relacionarme con hombres demasiado ensimismados y egoístas.

A ver, me explico... No me puedo quejar, malos pololos no he tenido, pero siempre he sentido que justo me involucro sentimentalmente con hombres con los cuales NO PUEDO CONTAR.

Hace años, cuando tuve una gran depresión no tenía a nadie que me contuviera, que me diera un abrazo, aún sin saber qué decirme para hacerme sentir mejor, para ayudarme a salir de ese hoyo. Mi familia y mis amigos hicieron todo lo posible por ayudarme, pero en el ítem "pareja" nunca encontré comprensión, y en varios casos, ni siquiera cariño (pero no los culpo para nada, en realidad me pongo en el lugar de ellos y en realidad creo que yo también habría pensado "mmm... esta mina depresiva es un cacho").

Curiosamente ahora estoy al otro lado de la vereda, ahora soy yo la que tiene que comprender, contener y por supuesto, ARMARME DE UNA PACIENCIA INFINITA. No me molesta para nada ese lugar.

Pero mi inseguridad siempre es mi peor enemigo y me hace pensar que si bien yo estoy dispuesta a hacer muchos sacrificios por el bien de mi relación, más que mal, es la más importante de mi vida y quiero que resulte.

Aquel viejo enemigo interno mío, llamado "inseguridad" me mete cosas en la cabeza como:

- "Claro, estás dispuesta a darlo todo por esta persona, pero si eres tú la que comete un error, por mínimo que sea, vas a ir a parar derechito a la hoguera".

- "¿Para qué sacrificarte, si él no está dispuesto a jugársela por ti?"

- "¿Para qué te preocupas tanto, si él está feliz de la vida haciendo sus cosas y no te necesita PARA NADA?"

- "Acéptalo, no te quiere y nunca te va a querer"

- "¿Por qué tienes que comprender, contener y tenerle un kilo de paciencia si cuando tú estuviste mal, él nunca estuvo ahí para comprender, contener y tenerte un kilo de paciencia? Además, si vuelves a recaer en tus andanzas depresivas de antaño, te va a salir con el pastel de que le da miedo una relación estable contigo"

Y así puedo seguir toda la noche... El gran problema es que de verdad no tengo motivos reales para pensar de esa forma, tampoco sé si sea buena idea conversarlo. Yo sé que estas frases son producto de mi imaginación, y que si no las tomo en cuenta, no tendría que pasar nada.

Sin embargo, ahí están persiguiéndome las 24 horas del día y ahí es cuando lloro abrazada a la almohada, sin saber qué hacer, porque como esta vez soy yo la que tiene que ser fuerte, creo que no me puedo dar el lujo de exponer mi problema así tan abiertamente, porque ni siquiera sé como plantearlo sin ser malinterpretada y me siento SOLA. Como en todas mis relaciones, otra vez estoy comenzando a pensar que ESTOY SOLA, PERO AL LADO DE ALGUIEN.

Lo peor de todo, es que si me trago todo esto, seré otra vez la propia "saboteadora" de mi relación, pero siento que si lo hablo, también estaré incurriendo en la misma falta.


5 comentarios:

  1. lesa...
    lesa...
    lesa lesa lesa....
    no pienses eso...you are a winner..no te sientas insegura...
    yo estoy segura de ti mi amor...

    que torti...

    ResponderEliminar
  2. Lo más maravilloso de algunos blogs es la honestidad con la que escriben algunas personas... como tú.

    Todos estos pensamientos que tienes:

    - "Claro, estás dispuesta a darlo todo por esta persona, pero si eres tú la que comete un error, por mínimo que sea, vas a ir a parar derechito a la hoguera".

    - "¿Para qué sacrificarte, si él no está dispuesto a jugársela por ti?"

    - "¿Para qué te preocupas tanto, si él está feliz de la vida haciendo sus cosas y no te necesita PARA NADA?"

    - "Acéptalo, no te quiere y nunca te va a querer".

    Todos estos pensamientos son PREocupaciones de un "Futuro" que tiene a su vez raiz, o hilo energetico que está conectado con tu PASADO... vivencias traumaticas, penas, etc...

    Sin embargo ni el pasado ni el futuro existen... son solo fantasmas... Solo hay un eterno presente que tendemos a perdernos por esta invasión de pensamientos "pasados-futuros" que queman... como te dice the strange* intenta no pensar tanto... aunque comprendo que esos pensamientos poseen e invaden la mente de modo infinito a veces... y queman... pero si queman, también transforman... como el fuego, el unico elemento de los cuatro (además de agua, aire y tierra) que duele, pero transforma profundamente...no hay mal que por bien no venga... saludos y te invito a mi espacio; Claudio.

    ResponderEliminar
  3. mmmmh, seré mala onda, peeero si tenis dudas, manda a la cresta al weón, por mil cosas que sucedan es como las we... sentirse así, el instinto lo vale todo, si no podís confiar en tu instinto....¿en quien mas vai a poder confiar?
    yo cacho que encontrar al tipo que sabe el momento preciso en que darte un buen abrazo, de esos que necesitai con todas las vísceras, es impagable, esos tipos que te abrazan, no a los que tenis que abarazar tu!!
    un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  4. una vez más, Juli querida, me sentí plenamente reflejada en tus palabras.....
    es como estar parada en una tarima, en una pieza llena de gente, gritando como una loca, y sin que nadie te escuche....
    tienes que aprender a vivir contigo misma, mi nena....o si no nunc aaprenderás a compartir con otro...

    ResponderEliminar
  5. Muchos tenemos esas dudas...

    por el momento al menos yo prefiero dejar la relación en una especie de pause...

    No es preciso decidir exactamente ahora... es bueno darse a veces.. un parentesis.

    ResponderEliminar

Su comentario es mi sueldo.