Influencias

miércoles, 13 de enero de 2010

[COSMIC DANCER - T REX.MP3]


I was dancing when I was twelve
I was dancing when I was aaah
I danced myself right out the womb
Is it strange to dance so soon
I danced myself right out the womb

A veces me resulta tan fácil dar vuelta la página. Beber hasta perder la noción del tiempo, reír con mis amigos, mientras bailo con una corbata en la cabeza.

A veces parece tan fácil creer que por fin olvido a alguien cuando estoy tirando con otra persona, puedo ser la mujer más fácil del planeta, pero ¿qué tiene eso de malo? Después de todo, creo que soy un ser humano lleno de amor y el amor es para compartirlo con quien quiera recibirlo.

Bailar hasta quedar extenuada, como si nada en el mundo importara: ni los trámites, ni las deudas, ni los plazos que quedan por cumplir, para después salir a las 4 de la mañana y ser parte de esa calle donde hay otros tanto o más solitarios y desolados que yo.

Sin embargo, todo eso es una ilusión. Después de la resaca y la corbata en la cabeza, después de tirarme a todos los hombres que encuentre por ahí, lo único que realmente queda es la sensación de soledad y de vacío. Las ganas de gritar y de llorar y todo lo que mencioné antes parece tan ridículo...

Era mucho más fácil cuando odiaba sin tapujos, cuando no me importaba el dolor infringido, si al fin y al cabo a mi me han hecho cosas mucho peores...

¿Pero cómo se da vuelta la página sin dejar espacio para que la rabia se convierta en rencor, en odio, en ganas de matar, o de morir? (después de un tiempo, la línea divisoria entre matar o morir es demasiado difusa).

¿Cómo se hace para seguir adelante sin sentir esta desesperanza y este cansancio?

¿Me recuesto en la hierba a pensar en las cosas que me hacen feliz, como escuchar a Kaki King o T. Rex, mientras mi papá maneja por la autopista?

¿Estoy condenada a ser un animal solitario que vaga sola por las calles de Santiago, en las noches después del carrete?

¿Para qué sirve tener un corazón, si jamás tendré la oportunidad de usarlo?

¿No sería mucho mejor si fuera una perra malvada que nada no le importa?

Lo importante no es ser fuerte, lo verdaderamente importante, en verdad es SENTIRSE fuerte, y eso es lo que me falla a veces.

Insisto, era mucho más fácil, cuando odiaba, cuando no trataba de cerrarle el paso al rencor.

¿Y por qué voy a sentir rencor?

La primera vez fue una tontera; la segunda, fue su culpa y la tercera fue MI culpa, porque yo lo permití, yo me lo busqué.

¿Esto es algo que se pasa con el tiempo, con una actitud positiva, con una combinación de ambas o escuchando miles de canciones que me recuerdan por qué me gusta caminar sola por la calle?

¿Se me pasará tomando una pastilla todas las noches para dormir sin pensar, otra para despertar y pasar todo el día sin pensar?

¿Todo este vacío saldrá de mi cuerpo si me abro las venas con una hoja de afeitar, dejándome el corazón limpio de una vez por todas para empezar otra vez de cero?

¿Cuantas veces tendré que morir para ser la persona que quiero ser?

¿A cuantos más tengo que enterrar en mi vida para ser feliz?

Sería mucho más fácil bailando con una corbata en la cabeza y un vaso de vino en la mano.

3 comentarios:

  1. Siempre va a ser más fácil destruir que construir. Atacar que amar. Y así sucesivamente.

    El camino simple y la gente simple van de la mano. Pero, si eres más que eso, ¿por qué ese camino habría de bastarte?

    Un abrazo. You know the rest.

    ResponderEliminar
  2. he encontrado entre tus palabras... algunas ciertas...otras locuras de momentos...

    pero si fuera más fácil lo seguirias haciendo...

    en cuentas sensillas.....nunca nada es fácil...
    solo es.

    ResponderEliminar
  3. en las cosas simples de la vida esta la felicidad!

    un abrazo
    MonchoXP

    ResponderEliminar

Su comentario es mi sueldo.