Influencias

sábado, 9 de mayo de 2009

L'AUTRE VALSE D'AMELIE - YANN TIERSEN.MP3

Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3








El día que María Soledad González terminó la universidad se miró al espejo y se dijo a sí misma "tengo dos opciones: o me quedo encerrada en esta ciudad para siempre, haciendo lo que se supone que tengo que hacer o me voy lejos, a hacer lo que siempre quise". Optó por lo segundo.

Debajo de la cama sacó una vieja maleta de cuero que había pertenecido a su abuela y la llenó de libros, unos cuantos cd's, inciensos y un par de mudas de ropa. Eran las 5 de la mañana y todos dormían en su casa.

Luego de viajar en tren y bus, llegó a Buenos Aires tres días después. Arrendó una pieza en una casona vieja con los pocos ahorros que tenía. El objetivo principal de su viaje era comenzar a escribir una novela, pero no sabía de qué ni cómo empezaría a armarla. Pensó que tal vez recorriendo las calles de aquella ciudad desconocida las ideas llegarían solas.

Como en esa ocasión cuando Esteban le pidió que le escribiera una carta y Soledad no sabía por donde empezar, hasta que escribió una palabra, luego otra y al final fue llenando la hoja con letras y más letras, que salían de su mano como vómito verbal.

Un día dejó su diario de vida en un café, con el relato de esos dos meses que llevaba en Argentina, pero no se dió cuenta hasta que un hombre de traje antiguo y sombrero se lo alcanzó cuando ya iba llegando a su casa.

- Gracias, dijo ella, sin mirarlo a la cara y siguió caminando. Avanzó unos pasos, pero él la siguió.
- Tú no eres de aquí, le preguntó él.
- Tú tampoco, le respondió ella evasiva.
- Tienes razón. Soy británico. Mi nombre es Holden Caulfield.
- Estás bromeando, ¿como el del libro?
- El mismo... Y tú eres...
- Julieta.
- Julieta... Julieta... Julieta... "Pero, ¡silencio!, ¿qué resplandor se abre paso a través de aquella ventana? ¡Es el Oriente y Julieta, el sol! ¡Surge esplendente sol y mata a la envidiosa luna, lánguida y pálida de sentimiento porque tú, su doncella, la has aventajado en hermosura!".
- No creas que me impresionas sólo porque recitas a Shakespeare de memoria.
- No te preocupes, mi hermosa Julieta, tengo todo el tiempo del mundo para encontrar la forma de impresionarte.
- ¿Eres poeta o qué?
- Más o menos... Soy escritor y estoy de vacaciones en Argentina hace unos dos años.
- Yo soy de Chile.
- Ya lo sé. He leído todo sobre ti. Te veo entrar y salir todos los días de ese café. ¿Puedo acompañarte a tu casa?
- Tienes tiempo, tú mismo lo dijiste.

Desde ese momento, Julieta y Holden se volvieron inseparables. Todas las mañanas se encontraba en el café de la esquina y desayunaban juntos. Leían el diario, conversaban de la vida o se quedaban en silencio, pero para ellos el silencio nunca ha sido incómodo, siempre fue su mejor aliado.

El problema que Soledad siempre tuvo en sus anteriores relaciones era su tendencia a escapar del mundo con la imaginación, la capacidad de tener la cabeza en otro planeta, pero siempre le tocaban hombres que querían que ella les prestara toda su atención. Con Holden no había problema, porque si no estaba leyendo, estaba escribiendo y a él no le importunaba para nada que Julieta se la pasara dibujándolo sentado con un libro y fumando tabaco en pipa, al lado de la ventana.

Julieta era una extraña que no entendía cómo funciona el mundo,y tampoco quería entenderlo, mientras que Holden era un ser incomprendido. Lo importante es que hasta ese momento, ambos se entendían. En forma tácita, pero nadie sabía mejor que ellos lo felices que estaban juntos. Solos contra el mundo, pero juntos.

11 comentarios:

  1. Un dia todos habremos de mirarnos en el espejo y preguntarnos quienes somos. Como las partidas para buscarse a si mismo, el reflejo es nuestra eterna pregunta de identidad y proposito, pienso yo.

    Un saludo, Srita. Urbana.

    -L.

    http://orgasmo-agridulce.blogspot.com
    http://diariomalnacido.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Bonito, agradable...quizás demasiado previsible. Pero ¡por favor! ahora rompa la secuencia de los hechos, háganos pensar, en esa placidez, parece que ya llevan años juntos. Por cierto lo de "la maleta de la abuela" es un pedazo de tópico...ánimo, no lo tome a mal, me gusta como escribe. Un saludo. Adijirja57

    ResponderEliminar
  3. me gusto mucho lo que escribiste...

    siempre me siento identificada...jaja.

    sobre todo con el ultimo parrafo
    saludos.

    ResponderEliminar
  4. en velda mi amoh uted esta rayando la patata con su personaje...

    te amo mi vida!!

    ResponderEliminar
  5. Buen relato! Yo quiero encontrarme mi propio Holden Caufield... jeje

    Habrá un Holden por ahí esperando en un cafecito por mí?

    Saludos (me gustó mucho tu blog, te invito a pasar por el mío)

    Anaís S.

    ResponderEliminar
  6. Yo tengo una historia con una Britanicaaaa!!!!!

    Reesulta que paar el mundial femenino de futbol que se hizo en Chile, con unos amigos fuimos a apoyarlas al estadio y quiene scribe se felchó con la arquera de Inglaterra que se parece muuuucho a Rihanna...

    Al final la fuí a despedir al aeropuerto y todo....

    xDDDD


    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  7. ¿Donde quedo la mujer en terapia? :(

    -L.

    ResponderEliminar
  8. Sientete afortunada. A mi nadie me entiende.

    Tes bien.

    ResponderEliminar
  9. bueno tu blog
    con tu permiso
    vuelvo

    ResponderEliminar
  10. Al mundo no hay que entenderlo, solo está y mientras menos lo pesquemos mejor, y es más, no perdería un gramo de energía enfrentandolo....¿para que???
    saludos

    ResponderEliminar
  11. donde te fuiste corazon, que nunca mas te vi por aca?????

    extrañamos tus historias!!!

    saludos!
    J

    ResponderEliminar

Su comentario es mi sueldo.